· 

Renovar las esponjas vegetales, ¿cuándo comprar una nueva?

¿Eres consciente de que aquello con lo que te limpias y cuidas de tu piel puede llegar a convertirse en un hogar ideal para las bacterias? Eso es lo que ocurre con las esponjas vegetales, aquellas conocidas como de luffa, las cuales han ganado gran popularidad entre los consumidores por convertirse en un medio excelente para exfoliar, estimular la circulación e incluso combatir la celulitis de manera natural.

 

No obstante, al igual que el resto de accesorios de baño e higiene, las esponjas vegetales pueden albergar una amplia gama de especies bacterianas con el paso del tiempo. Por ello, ¿cuándo es recomendable adquirir una nueva? ¡En Decolores Natur te damos las claves!

¿Por qué apostar por esponjas vegetales en el baño?

Si te preguntas cuáles son los beneficios de utilizar una esponja vegetal, te diremos que muchos. En primer lugar, su producción no implica la contaminación del ambiente, no como ocurre con las esponjas sintéticas, las cuales suelen derivar del petróleo.

 

Además, estos accesorios de baño poseen una serie de beneficios prácticos y medicinales para nuestra vida, comenzando por su mayor rendimiento y calidad de fregado, que permite limpiar tanto el cuerpo como la vajilla. Respecto a la salud, son empleadas por su acción exfoliante, que permite eliminar callosidades y tejido muerto, y su capacidad para despejar los poros de la piel, estimular la circulación y dispersar la celulitis. ¡Toma ya!

Motivos para renovar las esponjas de luffa

Está claro que las esponjas vegetales son un exfoliante maravilloso, arrastrando todas las células muertas de nuestra piel. Sin embargo, el problema llega cuando éstas se enredan y acumulan en todos los recovecos y grietas de la matriz fibrosa de la esponja.

 

No obstante, el verdadero drama viene después, cuando han dejado de ser utilizadas y son colgadas en la ducha hasta la próxima vez. Al dejarlas en un ambiente caliente y húmedo, nuestros accesorios comienzan a convertirse en el hogar de numerosas bacterias.

 

No obstante, si eres un amante de las esponjas vegetales y no quieres separarte de ellas, hay buenas noticias para ti. Sigue los siguientes consejos de higiene y manutención y no tendrás nada que temer. 

Consejos para disfrutar de las esponjas vegetales

Reemplaza tus esponjas con frecuencia. Este artículo debe renovarse cada dos meses. No obstante, deberás hacerlo antes si notas que han aparecido manchas de moho o que ha cambiado de color u olor. Por otro lado, nosotros te recomendamos no compartirlas con ninguna otra persona.

 

No dejes la esponja vegetal en la ducha. Para aumentar su funcionalidad y longevidad, no debes almacenar dicho artículo en un ambiente húmedo. En su lugar, deposítalo en un lugar donde corra el aire como, por ejemplo, frente a una ventana.

 

Desinféctala con lejía. Si estamos hablando de esponjas vegetales naturales, como las que ofrecemos en Decolores Natur, puedes empaparlas en una solución diluida de lejía durante cinco minutos una vez a la semana.

 

Esperamos que nuestros consejos sobre las esponjas vegetales hayan sido de tu ayuda. Como puedes comprobar, dichos elementos requieren un mantenimiento para un correcto uso. Si quieres abastecerte de sus beneficios, ¡entra en nuestro catálogo!

Escribir comentario

Comentarios: 0