· 

Aceite de coco, beneficios cosméticos y usos

Cada vez son más las personas que se fijan con mayor detalle en los ingredientes empleados para la composición de los artículos que consumimos, independientemente de que sean empleados para ingerirse o como tratamiento cosmético. A esto se debe el auge que están experimentando los productos naturales, de los cuales hoy queremos destacarte el aceite de coco, un must have para mimar saludablemente la piel. ¡Añádelo a tu botiquín desde ya!

¿Por qué deberías apostar por la cosmética natural?

Seguro que lo has oído en más de una ocasión, esta alternativa cosmética es mucho más beneficiosa tanto para la piel como para el organismo. Eso sí, sin olvidar una mayor sostenibilidad con el medio ambiente. Y es que los productos naturales aportan los mismos efectos y resultados que los convencionales, diferenciándose de ellos en su composición totalmente natural y libre de agentes perjudiciales. ¡Como para no apostar por ellos!

Motivos para añadir aceite de coco a tu botiquín

Si por algo es conocido el aceite de coco a nivel cosmético, es por su acción hidratante. En este sentido, al englobarse dentro de la categoría de aceite vegetal, es capaz de penetrar más fácilmente en la piel y ejercer sus beneficios en las capas más profundas. No obstante, también puede ser utilizado para el cuidado del cabello gracias a sus numerosas bondades. Por ello, es conveniente distinguir su acción según la zona aplicada.

 

 

El aceite de coco en la piel. Como bien deberías saber, la piel es el órgano más perjudicado de nuestro cuerpo, pues es el más proclive de sufrir irritaciones y heridas. Por ello, se vuelve imprescindible la utilización de tratamientos para su cuidado, y ahí es donde interviene el aceite de coco. 

 

Entre sus principales beneficios podemos destacar su acción humectante. No obstante, también es un artículo cuya composición contiene antioxidantes, que retrasan la aparición de arrugas, y ácidos grasos, que restablecen el pH de la piel. ¡Ideal para calmarla después de tomar el sol o aliviarla de heridas y cicatrices!

 

 

El aceite de coco para el cabello. Al igual que la piel, el cabello es una parte del cuerpo que siempre está sujeta a los cambios meteorológicos. Mientras que en verano es sometido a la radiación solar, al cloro y al mar, en invierno tiene que lidiar con la calefacción y los gorros. Y, lógicamente, todo esto da como resultado un pelo dañado que requiere de un efecto reparador. 

 

Gracias al aceite de coco nutrirás el cabello debilitado, sin olvidar que su acción regeneradora lo hará más resistente. Basta con masajear tu pelo con este producto una vez a la semana. Vierte una o dos cucharadas (dependiendo de la longitud del mismo) y deja que actúe durante una hora o toda la noche.

 

 

Aceite de coco para el rostro. La piel de la cara es mucho (muchísimo) más fina que la del resto del cuerpo, motivo por el que su protección se vuelve fundamental. Por ello, el aceite de coco también se convierte en un perfecto aliado, capaz de combatir el acné, las impurezas e incluso el herpes. Además, cuenta con propiedades antibacterianas, antivirales y antiinflamatorias. ¡Aplica un poco en algodón y disfruta de sus beneficios!

Escribir comentario

Comentarios: 0