· 

La piel en invierno - Cuidado y Consejos prácticos

La piel es un órgano frágil, el más expuesto a las inclemencias exteriores y el encargado de proteger el organismo de agentes dañinos, por ello es muy importante mantenerla en un perfecto estado. 

 

En invierno las rutinas de cuidado varían respecto a las que utilizamos en verano. Con los cambios bruscos de temperatura, el frío, el viento, la calefacción en casa, en los centros comerciales o en la oficina, la piel tiende a deshidratarse, enrojece con mayor facilidad y es más sensible a sufrir descamación y problemas. Te explicamos como mantener la piel en condiciones ideales y evitar prácticas que contribuyen a dañarla.

Baños y duchas

Nada más agradable que un buen baño caliente o una larga ducha al llegar a casa en un día frío. Los expertos en dermatología coinciden en que es uno de los hábitos que más resecan la piel, por lo que es importante acortar el tiempo de exposición al agua caliente (no más de 10min.), y procurar no elevar mucho la temperatura del agua.  Una buena práctica para contrarrestar esto es utilizar un jabón natural y añadir algún aceite al agua del baño, o aplicarlo con la piel aún húmeda al salir de la ducha. El aceite de almendras dulces y el  de germen de trigo son grandes aliados a la hora de hidratar todo el cuerpo y evitar el daño a la barrera protectora natural y de la pérdida de los aceites naturalmente presentes en ella. 


Otro consejo importante, no frotar la piel con las toallas, es menos agresivo secar con leves toques aplicar algún aceite con la piel aún húmeda.

Selecciona muy bien tus productos para la piel

No todos los cosméticos son beneficiosos cuando se trata de hidratación, muchos de los productos empleados en ocasiones contribuyen a resecar más aún, es importante que las cremas tengan un ph adecuado, y que no contengan químicos perjudiciales. La cosmética natural y ecológica  libre de tóxicos evita muchos problemas cuando se emplea adecuadamente, y evita muchas reacciones de la piel. Las cremas faciales y corporales de Decolores Natur están formulada con los principios activos adecuados para aportar confort e hidratación profunda.


Nuestras fórmulas contienen cantidades reales de estos principios activos naturales, y han sido pensadas para tratar las pieles de forma delicada y efectiva. Hidratan, reafirman, aportan elasticidad y crean una importante barrera protectora frente a los agentes externos, que al mismo tiempo impiden la deshidratación. 

Una buena rutina es limpiar la piel suavemente con un algodón y algún aceite como el anteriormente mencionado de almendras, o el de germen de trigo antes de aplicar la crema facial. El ácido hialurónico y el colágeno marino ayudaran de forma importante a nutrir en profundidad, mantener la elasticidad, evitar las arrugas y mantener la piel del rostro en perfecto estado, una buena crema encima de estos productos contribuye a dejar la piel preparada para las agresiones externas, mantener el confort y evitar la sensación de sequedad y tirantez, evitando rojeces.


Prácticas desaconsejadas durante el invierno

Algunas prácticas beneficiosas para la piel no son muy recomendables durante el invierno. Como ya hemos comentado la piel está expuesta a inclemencias que la resecan y pueden volverla reactiva, así como en primavera y verano la exfoliación es un buen aliado para la hidratación, en invierno  es aconsejable pero en menor medida. Mantener la piel limpia con algún agente que además la hidrate en profundidad es la mejor opción, entre los aceites naturales más utilizado recomendamos la limpieza diaria con algodón y un aceite vegetal adecuado al tipo de piel, y reforzar la hidratación           


antes de aplicar la crema, algún aceite especialmente hidratante y reparador, como es el aceite de rosa mosqueta.

Zonas específicas: Manos y labios

Si hay zonas especialmente sensibles y expuestas durante el invierno son probablemente las manos y los labios.

 

Uno de los primeros efectos del frío tanto en niños como en adultos es el daño que notamos en los labios y manos. Una adecuada hidratación y protección evitan la sequedad, la descamación de la piel, el conocido efecto de "pelado" de los labios. Un buen consejos es utilizar un bálsamo reparador y llevar siempre encima un stick labial hidratante y protector, a cualquier edad, muy especialmente utilizar el stick protector en niños.

 

Nuestro bálsamo reparador contrarresta los efectos nocivos del clima, los cambios de temperatura, y contribuye a mantener la salud labial. El stick protector ayuda a mantener la protección a lo largo del día y minimizar los efectos indeseados mencionados. Su composición 100% natural y libre de tóxicos hacen de ellos productos indicados a cualquier edad, incluso para las pieles más sensibles.


La otra zona de la piel especialmente castigada a diario, sobre todo en invierno, es la piel de las manos. Esta zona está expuesta de manera permanente a los agentes externos, siendo una de las primeras en mostrar los signos de envejecimiento, manchas, flacidez... y es además la zona en la que los cuidados deberían ser especialmente cuidadosos, nuestro tacto, la suavidad de nuestras manos, son importantes. La crema de manos Decolores Natur contiene los ingredientes necesarios para que tus manos estén cuidadas de forma especial. Se absorbe de forma inmediata y protege eficazmente.


Pieles con necesidades especiales

Una nueva incorporación a nuestra línea de cremas es Derminatur, una crema con activos calmantes, regenerantes e hidratantes que aportan confort a las pieles más reactivas, con problemas de descamación, psoriasis o problemas dérmicos.

 

Uno de sus ingredientes activos es el Calófilo, aceite vegetal muy apreciado por sus numerosas y valiosas propiedades para todo tipo de problemas de piel, es considerado como el “Árbol Sagrado” en algunas culturas.


Favorece la circulación venosa, tiene propiedades reparadoras y desinfectantes. Ayuda a regenerar los tejidos y aportar elasticidad a la piel. Cura la cuperosis, excelente para muchos problemas de piel, por sus propiedades, entre ellas el crear una eficaz barra protectora.

Recuerda, la piel necesita diferentes rutinas en invierno, un cuidado constante con productos naturales contribuye a mantener la piel en las condiciones óptimas durante todo el año. Evitar agresiones, hidratar en profundidad y tratar los problemas específicos con aceites concretos según el tipo de piel evitarán problemas de sequedad, envejecimiento y salud dérmica.