· 

Cómo distinguir entre Cosmética Natural y “Greenwashing” - 6 maneras de identificar la cosmética realmente natural

A la hora de elegir los cosméticos que usaremos sobre nuestro cuerpo debemos ser conscientes de que la gran mayoría de productos que nos ofrecen con aspecto de “natural”  u “orgánico”, no solo no lo son, sino que además contienen una gran cantidad de ingredientes químicos con apenas unas gotas del producto natural que anuncian en su etiqueta. Esta falsa imagen de “producto natural” que muchas marcas utilizan en su etiquetado, aunque en su composición la realidad sea otra, es lo que se conoce como “Greenwashing”

 

En la UE la ley no es tan estricta con el etiquetado de los productos de cosmética como lo es con los de alimentación, así, cualquier crema, champú o producto que contenga un 1% o menos de algún principio activo natural puede poner en su etiqueta frases tipo “con productos naturales” “Bio” o transmitir una apariencia natural con preciosas fotos o ilustraciones de los supuestos “ingredientes naturales” cuando en realidad están compuestos en su mayoría por ingredientes indeseados, como se está demostrando con sulfatos, parabenos, siliconas…

¿Cómo distinguir la cosmética realmente natural?

 

 

Cada día hay más personas con problemas de la piel, o preocupadas por  su salud, que se preocupan de evitar aquellos productos químicos  nada recomendables entre sus ingredientes, esto no quiere decir que cualquier ingrediente químico sea perjudicial, el problema es como identificar que marcas de cosmética son realmente elaboradas con productos naturales.

 

 


Para distinguir un producto que no esté cargado de falsa información, te recomendamos unos sencillos pasos:

1 - La normativa si exige que los ingredientes vayan en orden de mayor a menor según la cantidad presente en el envase, así un gel de aloe que en que en la etiqueta presuma de ser 100% aloe vera, no siempre lo es, comprueba en la etiqueta que el Aloe sea el primer ingrediente en la información sobre composición. A veces ni siquiera aparecen entre los ingredientes, anunciando como cítricos, vainilla… lo que solo son aromas artificiales.

2 - Comprobar si una marca en su web incluye el INCI de cada producto, o lo que es lo mismo, el listado de ingredientes oficial. Desconfía de quien promete maravillas con palabras vacías de dudoso significado, como Purifiarginina y Claridensiti, que nadie sabe lo que es pero queda muy guay.

3 - Muchos añaden sellos que nadie se molesta en comprobar. Si el sello está realmente avalado por una institución seria que realmente exija controles de calidad y estudie las formulas antes de emitir la certificación es fácil de comprobar, visita la web de quien certifica a una marca, es una buena forma de asegúrate que la marca que eliges se somete a un control por personas ajenas a los laboratorios para ofrecerte una garantía de que lo que elabora es realmente lo que dice que es. Es importante saber que un sello certificado ecológico solo se puede otorgar a quien realmente cumpla los requisitos, aunque con contener una sola gota de algún compuesto bio, se puede poner en la etiqueta.


4 - Otra pista más evidente es el abuso de coloración en los productos dudosos, desconfía si te venden un aloe de color verde intenso, el gel de aloe es casi transparente. Cada producto natural tiene un color característico, así el aceite de rosa mosqueta de calidad tiene un color ambar o tambien denominado rojo, y otros muchos son casi transparentes.

5 - Otro consejo a seguir es distinguir la naturaleza de los ingredientes, que se formulan siempre en términos latinos o con nomenclatura química.

 En general, los de origen latino hacen referencia a materias primas vegetales (aloe barbadensis para el aloe vera; butyrospermum parkii butter para la manteca de karité; o simondsia chinensis oil, para el aceite de jojoba) aunque también aparecen en latín elementos químicos peligrosos como los aceites minerales, derivados del petróleo, como paraffinum, o petrolatum. Los componentes que incluyen las sílabas chloro, bromo o iodo, nos indican de forma clara el origen químico del ingrediente. Así como los emulgentes Pegs, el sodium laurel sulfate, los colorantes que llevan las sílabas anilin o anilid o los desinfectantes que incluyen en su denominación phenol o phenyl.


6 - Un buen producto cosmético no necesita nunca más de 30 ingredientes para su formulación. De ahí que debamos desconfiar de artículos con un listado interminable de componentes ya que muchos de ellos podrían ser neutralizadores de efectos adversos de otros ingredientes.

Sólo si en los primeros lugares del listado aparecen materias primas naturales, se justifica el uso de emulgentes. Ya que los agentes vegetales se mezclan con dificultad y necesitan de su ayuda para compactar.


Los 10 químicos más tóxicos usados en cosmética y que debes evitar son:


1.Aluminio. Es utilizado en los desodorantes antitranspirantes, relacionado con el cáncer de mama.

2.Triclosán. Se utiliza en desodorantes, limpiadores, desinfectantes de las manos. Es un agente antibacteriano y fungicida. Se sospecha sobre los efectos negativos sobre la salud humana pudiendo afectar la función muscular, cardiaca e interrumpir la actividad de la hormona reproductiva.

3.Lauril Sulfato de Sodio. Se usa como agente limpiador para hacer espuma en los productos, puede irritar la piel e incluso favorecer el cáncer. Se puede encontrar en las etiquetas como Sulfato de Sodio Laureth.

4.Parabenos. Ampliamente usados como conservantes en la cosméticas, ya que sirven para mantener alejadas a las bacterias. Tienen mayor probabilidad que otros ingredientes de provocar reacción alérgica. Se sospecha que puede interferir en las funciones hormonales del organismo, una acción que se conoce como disruptora endocrina.

5. Compuesto de Polietilenglicol (PEG). Ampliamente utilizado de base en las cremas, pueden dañar el sistema nervioso. En los ingredientes puedes encontrar las letras etil o glicol.

6.Butilhidroxianisol (BHA) y Butilhidroxitolueno(BHT). Conservadores y antioxidantes que se usan principalmente en maquillajes. El BHA es muy tóxico para el sistema inmunológico y cancerígeno. BHT puede ser toxico para la piel, pulmones, hígado. Éstas sustancias pueden causar alergias  interferir en las funciones hormonales y favorecer el crecimiento de los tumores. Es para preocuparse o ¿no?.

7. Pfelendiamina. Colorantes que se utilizan para los tintes de los cabellos y suelen aparecer en la etiqueta del producto como CI seguido de un código de 5 dígitos, Se  han demostrado que estos compuestos derivados de alquitranes de carbón son cancerígenos.

8.Dietanolamina (DEA, MEA o TEA). Todos estos químicos son utilizados para que los productos sean más espumosos o cremosos. DEA y los compuestos irritan la piel y ojos, pueden ser tóxicos para el sistema nervioso e inmunitario, pueden reaccionar con otros ingredientes de los productos de cosmética formando tóxicos cancerígenos.

9. Ftalato de Dibutilo. Usado principalmente en productos para uñas y en perfumes, en experimentos de laboratorio se ha demostrado que aunque no es un cancerígeno por sí solo, sí puede aumentar la capacidad de otros químicos de causar mutaciones genéticas e interferir con la función de las hormonas causando problemas reproductivos y de desarrollo.

10. Siloxanos. Usados en los cosméticos para suavizarlos, ablandarlos y humedecerlos, se sospecha que interfieren con las funciones hormonales y causan toxicidad en el hígado. Búscalos como Ciclometicona e ingredientes que terminan en “siloxano” como Cyclotetrasiloxano.

Siguiendo sencillas reglas como éstas, sabremos realmente qué compramos. Y evitaremos pensar que estamos aplicando salud a nuestro cuerpo cuando en verdad utilizamos productos sintéticos, de alto contenido químico, cuyos ingredientes, en algunos casos, perjudican las funciones naturales de nuestro órgano más grande y sensible: la piel.

Decolores natur trabaja con ingredientes naturales certificados, creemos en una cosmética saludable, sostenible y transparente, por eso el listado de ingredientes que componen cada producto cosmético aparece claramente en nuestros productos, no sólo en el INCI en los envases y en la página de cada producto en la web sino que también ofrecemos un glosario de ingredientes que utilizamos en los productos de cosmética natural con la descripción de cada uno de ellos. Forma de saber qué nos aplicamos en la piel o en el cabello y qué propiedades nos ofrece cada ingrediente. Con el fin de avalar los ingredientes naturales que componen la cosmética natural Decolores, nuestros productos están avalados por la certificación BIO ACENE y NAT ACENE.

Cosmética natural y ecológica garantizada "Libre de tóxicos"

ACENE es una asociación sin ánimo de lucro formada por laboratorios y marcas de cosmética natural y ecológica de España. La asociación está integrada en Cosmos Organic y sus socios están certificados en cosmética ecológica o en proceso según los estándares de Cosmos Organic por una entidad independiente.

 

La certificación significa la NO UTILIZACION de los siguientes ingredientes:

parabenos, fenoxietanol, transgénicos, derivados animales cuando su producción implica la muerte, estrés o sufrimiento del animal, harsh sulphates (SLS/Sles), colorante artificial, harsh detergents, harsh fragance, triethanolamine, EDTA,  siliconas, aluminio, petrolatum, aceite mineral o derivados del petróleo, etc.

Requisitos para la cosmética natural certificada

¿Qué significa que un producto esté certificado? La certificación nos está dando la garantía de que un producto cumple unos requisitos específicos establecidos en una normativa. En este caso la norma ACENE sólo certifica los productos de cosmética natural que cumplan las siguientes especificaciones:

Contienen más de un 95% de ingredientes naturales y además ingredientes naturales con un tanto por ciento de ingredientes certificados como ecológicos.

Son 100% libre de tóxicos, es decir libre de ingredientes sintéticos que estén fuera de cualquier controversia o sospecha de que puedan tener algún impacto negativo sobre la salud de las personas.

No han sido testados en animales, lo que se conoce como “cruelty-free”. Se prohíbe la práctica del testeo de productos cosméticos en animales en la fase de investigación, en la de desarrollo y también durante el control del producto final.

Sin organismos genéticamente modificados. Se prohíbe la utilización de organismos genéticamente modificados y con ello, la elaboración y uso de productos transgénicos.