· 

¿Que hidratante es más adecuada según tu tipo de piel?

Debido a los diferentes factores a los que nos exponemos a diario, sol, viento, aires acondicionados, polución…, a nuestra piel le cuesta mantener los niveles de hidratación de manera constante.

 

Con el paso del tiempo las glándulas sebáceas se vuelven menos activas. Debido a esto, nuestra piel pierde la capacidad para retener el agua. Esto se traduce en una piel visiblemente más seca.

Cómo hidratar la piel

 

La mejor manera de mantener la piel hidratada es proporcionarle agua. 

 

Debemos proporcionar hidratación tanto exterior como interiormente. Exteriormente se llevará a cabo por medio de cremas hidratantes que aporten la combinación adecuada de sustancias que nos ayuden a lucir la piel sana y suave. En cuanto al interior, procuraremos beber un mínimo de 7 u 8 vasos de agua al día.

  • Una dieta equilibrada y sana es la clave para mantener una piel hidratada y sana. Una dieta rica en verduras y frutas ayuda a que nuestra piel se hidrate por medio del agua y vitaminas de las frutas. Lo que es mejor que beber simplemente agua. Los caldos de verduras y algas también son de gran ayuda para aportar una mayor hidratación.
  • Después de la ducha no seques por completo tu piel. Deja una pequeña cantidad de agua y aplica sobre ese agua algún aceite natural, como por ejemplo, el aceite de coco, o tu crema corporal. Actúa como barrera para evitar que tu piel pierda el agua.
  • El mejor momento para hidratar la piel usando lociones o cremas  es por la mañana después de la ducha por la noche antes de ir a dormir.
  • Los baños turcos son una gran ayuda para hidratar la piel.

Enemigos de la hidratación

Una buena hidratación no consiste solo en aportar agua. Es importante conocer que es lo que favorece la deshidratación. Por ejemplo, el alcohol deshidrata severamente. Procura beber un vaso de agua siempre que bebas alcohol. El tabaco, los ambientes muy fríos, el sol en exceso, el viento y las calefacciones  y aires acondicionados resecan nuestra piel de manera importante. Si no te queda más remedio que exponer tu piel a alguna de estas situaciones recuerda que debes de beber a menudo e hidratar tu piel con cremas frecuentemente.

Hidratación Facial

La piel del rostro es una de las más delicadas de todo el cuerpo, si no se cuida puede marchitarse y sufrir envejecimiento celular prematuro. Para evitarlo es necesario hidratar el rostro todos los días y así conservar su estructura intacta, impedir que el paso de los años haga estragos y proteger la dermis de los agentes externos. 

 

Es importante además obtener información sobre que crema es más adecuada a tu tipo de piel.


Serum Ácido Hialurónico

Antes de aplicar la crema facial recomendamos el uso de este serum ya que el  penetra a capas mas profundas de la piel y contribuye a retener la húmedad natural de la piel.

 

Unas gotas del serum antes de la crema facial potenciaran la hidratación y contribuirán a mantener la piel más elastica, hidratada y sana.



Piel Sensible

Hay un amplísimo abanico de factores que pueden o bien generar una piel más irritable o bien empeorar los síntomas de esta. Por ejemplo, algunas de las causas más frecuentes es la del uso de  cosméticos que contengan perfumes durante un largo periodo de tiempo, o ingredientes que agreden la piel, una excesiva exposición al sol, o incluso el estrés o una mala alimentación.

 

Hidratar la piel es indispensable para todo el mundo, pero aún más para personas que tienen la piel sensible. Es necesario escoger una crema especialmente formulada para este tipo de pieles y mejor  que cuentan con un alto contenido en ingredientes activos de origen natural y no tengan perfumes ni alcohol.

Crema Facial Bio Intensiva 50ml

Concentrado de Caléndula, Aloe Eco, Karité, Manzanilla, Avena, Hibiscus, Argán, Almendras dulces y Vitamina E. 

 

Indicada para pieles sensibles y piel normal, mima hasta la piel más delicada.

Sus ingredientes calman, nutren, reparan e hidratan en profundidad. De agradable textura y rápida absorción, el Aloe crea una pequeña barrera que favorece dicha hidratación y la absorción de los demás ingredientes.

 

Tanto la caléndula como la manzanilla y la avena son conocidas por sus propiedades calmantes, el aceite de almendras junto con el karité y el aceite de argán contribuyen a una hidratación profunda y aportan elasticidad.

Corporal Bio intensiva 250ml

Crema corporal bio intensiva con caléndula, avena, manteca de karité, aceite de argán, aceite de almendras dulces, aloe vera, manzanilla y vitamina E

  • Al igual que la Bio Intensiva facial, su fórmula contiene ingredientes hidratantes, calmantes y muy nutritivos.
  • Su uso diario aporta flexibilidad y bienestar a la piel del cuerpo, dejándola más suave y confortable.

Hidrata en profundidad, notaras tu piel sana, cuidada y más bonita.

 

Recomendada para pieles delicadas y normales, con ingredientes activos procedentes de cultivo ecológico. 



Piel normal, piel madura

Si necesitas reafirmar los tejidos o prevenir el envejecimiento, reducir arrugas y prevenir nuevas, hidratar en profundidad aportando firmeza y suavidad a la piel, necesitas una crema con ingredientes hidratantes, regeneradores nutritivos. Y si son de origen natural sin perfumes ni ingredientes no naturales, mejor.

Crema Facial Reafirmante 50ml

Malva, Acacia, Ácido hialurónico, Acai, Rosa mosqueta, Aceite de jojoba y Camelia.

 

 

La malva activa la producción de colágeno natural, el aloe y la acacia crean una barrera que evita la deshidratación, el ácido hialurónico, el acai y la rosa mosqueta son eficaces antiarrugas, antienvejecimiento y poseen propiedades regeneradoras. El aceite de jojoba y la camelia protegen del sol, son eficaces antienvejecimiendo, aportan firmeza y eliminan pequeñas imperfecciones, como piel áspera o granitos.

Hidrat. Corporal reafirmante 250ml

Crema reafirmante corporal con aloe, rosa mosqueta, aceite de almendras dulces, centella asiática, manteca de karité , jengibre, limón y vitamina E.

 

La rosa mosqueta y el aceite de almendras aportan hidratación profunda, la centella asiática y el jengibre son conocidos por sus propiedades antiinflamatorias y reafirmantes, el limón es un drenante natural, el aloe y la manteca de karite aportan nutrición, hidratación y crean una película que evita la deshidratación.

 



Además de nuestras cremas te recomendamos los siguientes aceites según tu tipo de piel.

 

La forma ideal de uso es repartir una pequeña cantidad tras la ducha o baño, con la piel ligeramente húmeda, dejar secar y aplicar la crema corporal o facial a continuación.

El aceite de Rosa Mosqueta es muy conocido por su alto poder hidratante y regenerador, unas gotas en la cara son suficientes para potenciar la hidratación, es además un gran regenerador, se utiliza para atenuar las cicatrices y es muy eficaz.

 

El aceite de Caléndula es el rey de los aceites para uso en pieles sensibles, se nota el efecto calmante desde el momento que empieza a utilizarse,  calma rojeces y picores, deja la piel suave, se utiliza incluso en piles irritadas, como es el caso de eccemas producidos por los pañales.

Si quieres más información sobre los aceites más indicados sobre tu tipo de piel, pincha los enlaces. En cada uno encontrarás sus propiedades y aplicaciones.



Otros productos para cuidado de la piel

La crema de manos es un concentrado vegetal que protege la piel de forma eficaz, con un agradable aroma y textura.

El protector labial está formulado con ingredientes que suavizan a la vez que protegen de las agresiones externas.

El colágeno marino ayuda a mantener la elasticidad.

El aloe crea una barrera protectora que evita la deshidratación.

Y, como ya hemos comentado en otros artículos, es importante mantener la piel debidamente exfoliada para favorecer la penetración de los agentes hidratantes y nutritivos de las cremas y aceites, para ello recomendamos el uso de las esponjas vegetales de Luffa.

 

Para más información sobre cualquiera de estos productos, click sobre su foto.